Publicar notas de prensa y noticias gratis


Publicar anuncios gratis:



Espacio publicitario:

Solcredito (C)

Buscador:


Notas de prensa, articulos, noticias

¿Por qué DANZAR?.

Por Belén Albert, directora de la Escuela Ananya

¿Por qué necesitamos la Danza? Creo que esa pregunta la tiene en su mente mucha gente, tanto si siente la necesidad de bailar, y no sabe explicar esa sensación en palabras, como los que no la tienen y se preguntan qué beneficio puede tener la Danza para ellos o para sus hijos.

Muchos estudios consideran que la Danza es una necesidad humana, que tiene el hombre desde sus orígenes como un medio de expresión que permitía conectar con algo que estaba más allá y que no podían comprender de manera racional. La Danza era el medio por el que lo espiritual y lo material se conectaban. Otros consideran que es un beneficio puramente físico que provoca la liberación de la “hormona de la felicidad” proporcionando una sensación de placer. En mi caso, y como creo que muchos entendemos la Danza, va mucho más allá.

Comencé a descubrir la Danza con 5 años, y siendo tremendamente tímida, me di cuenta que no me gustaba el escenario, pero sí el expresarme a través de ella y el disfrute que me proporcionaban tanto la música como el movimiento que acompañaba. Me encerraba en mi cuarto y podía bailar durante horas, sólo por el mero placer y el disfrute que sentía al bailar. En ese momento, no era capaz de expresar racionalmente por qué me gustaba tanto bailar, como hoy en día le puede pasar a mucha gente, pero el tema era que no podía vivir sin la Danza.

A lo largo de los años, siempre estuvo la Danza presente en mi vida de alguna manera, pero nunca de manera seria, y mucho menos de forma profesional. No era algo seguro ni estaba considerado como una manera en la que te podías ganar la vida, por lo que siempre era algo íntimo y secreto. Pero en la adolescencia, comencé a entrar en una crisis en la que, como muchos adolescentes, no encontraba mi sitio, me sentía diferente, y lo que se consideraba “políticamente correcto” me atrapaba.
Esto me llevó a tener problemas de diversos tipos, emocionales, de autoestima, y también alimentarios.

Los años pasaron, y de forma totalmente casual llegó a mí la Danza. En un primer momento, no fue más que un pasatiempo, como lo había sido antes, pero poco a poco, empezó a convertirse en mi único foco. La Danza resultó ser la única manera en la que yo sabía expresarme, no sólo conmigo misma, sino también con los demás, y me proporcionó un entorno, una burbuja, donde por primera vez en mucho tiempo, comencé a sentirme segura y especial.

Con los años, he entendido por qué me ocurrió eso. Dejé todo lo que había construido hasta ese momento, incluido mi carrera de Derecho y ADE y comencé mi carrera de Pedagogía de la Danza Clásica y Contemporánea. Comencé a dar clase y a formarme en Danza, Expresión Corporal, Danza Educativa y Danza Terapia, entre otras cosas… sin perder de vista en ningún momento que yo quería ofrecer a muchas personas lo que la Danza había supuesto para mí: un refugio, un disfrute, un medio de expresión, un medio para conocerme a mí misma y de comunicarme con otros, entendiendo que cada uno de nosotros somos únicos y especiales por muchos motivos.
Comprendo que puede parecer típico el decir estas cosas, pero lo maravilloso de la Danza, es que realmente saca la individualidad de cada persona y la ensalza, sin quedarse solamente en la palabrería o en el juicio de lo que está bien o mal.

Este juicio, a veces, nos viene impuesto desde muy pequeños y sin darnos cuenta, porque lo que a veces no te cuentan en el colegio, es que existen diferentes tipos de inteligencia, y que por tanto, y afortunadamente, cada uno de nosotros tenemos diferentes maneras de ver el mundo. Existe, por supuesto, la inteligencia lógica y matemática, la lingüística y verbal, que son las que sobre todo se potencian en el colegio. ¿Pero qué pasa si tienes más desarrollada otro tipo de inteligencia? Muchas veces, cuando somos pequeños, nos sentimos que no somos lo suficientemente buenos solamente porque no destacamos en matemáticas, o en historia, pero no entendemos que podemos ser muy buenos en otros campos.

Existe una inteligencia musical, una inteligencia corporal y cinestésica (conocimiento del cuerpo y su correcta utilización), una inteligencia interpersonal (la habilidad de relacionarse con otros individuos), una inteligencia espacial (entendimiento del espacio próximo y distante y su utilización), una inteligencia intrapersonal (desarrollo de la autoestima, la automotivación) y una inteligencia naturalista (desarrollo de la sensibilidad y la conciencia hacia el mundo natural), que potenciadas pueden hacer que una persona tenga éxito haciendo lo que más le gusta.

Sigue https://www.adeces.org/por-que-danzar/

23/11/2017 | Actualidad | opiniones (0)

Autor: Adeces | Modificar / eliminar mi artículo

Identificador del artículo: 33919



Farmacia Dropshipping
Estanco online
China Tienda en linea
Tiendas Dropshipping
Tienda Dropshipping
Memes en Español
Dietista Personal
Teleconcertacion